jueves, 7 de mayo de 2009

Mi lado cursi

Últimamente disfrutaba eso de apoyar la cabeza en el pecho de él. Le gustaba apoyar la oreja derecha del lado izquierdo, que no es lo mismo que apoyar el oído izquierdo en el lado derecho. El tictac-tictac tenía un no sé qué que la tranquilizaba. Sabía que era una cursilería prestarle atención al ruidito ese, pero le gustaba dormir sintiéndolo tan vivo.

19 comentarios:

Ene Deláa dijo...

La mejor forma de dormir... en invierno ;)

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Yo también soy cursi entonces.
Muero por algo así.
Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
:'(

Ivy dijo...

aaaaawwwww

tantas imágenes vienen a mi cabecita, snif

Carlos Abrego dijo...

Soy soy mersa, pero no tengo pruebas...

Anónimo dijo...

yo solamente puedo poner la orejita izquierda, no me pregunten porque... pero lo mismo es muy lindo,
fifí

Anónimo dijo...

yo solamente puedo poner la orejita izquierda, no me pregunten porque... pero lo mismo es muy lindo,
fifí

Fifí Bigotes Grises dijo...

che, se volvió loquita la pc

Horacio dijo...

ja, no habrá almas gemelas pero se ve que mentes sí

diablesa dijo...

Poner la oreja izquierda o la derecha da lo mismo, lo importante es tener donde poner la oreja...un saludo

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Limada dijo...

Ayy pero eso es muy lindo!

franmorten dijo...

no esto ahora no por favoor...

que cagada che...

no entiendo naadaaaaaaa ahhh me quieren volver locoooo

((Cioran el pirata)) dijo...

tu lado cursi es tu lugar en el mundo.
nada mas bello.

buena semana!

Anónimo dijo...

la cursilería del ruidito, el tictac de los sueños, tu orejita que palpa vida, perfume de ternura, cálido texto.

El Eternauta dijo...

a mi, el lado izquierdo de la oreja me sirve para saber quienes hablan mal...en fin, viva la cursilería...

[[Betzabé]] dijo...

Qué lindo!!!! ¿Sabes algo? Estoy escribiendo una novela. Una noche mientras estaba dando vueltas en la cama porque tuve uno de esos fastidiosos bloqueos de escritora y no sabía cómo continuar la historia, se me ocurrió el final, me levanté de la cama, encendí la pc y escribí diez maravillosas páginas de final... he leído tu post y me he quedado boquiabierta, porque es el mismo concepto, pero con otras palabras. Bueno, casi me da diabetes de la impresión, he leído el final de mi historia tantas veces que me sé cada diálogo y cada línea de memoria... ahora también me voy a aprender de memoria tu post!!!!!

Cosme Fulanito dijo...

un post muy a lo favaloro

el Rafa dijo...

:(

Planeta Lilliput dijo...

Me alegra que este parrafito no haya muerto ahogado en el polvo anónimo de algún cajón. Todos tenemos un lado cursi. Es de valientes sacarlo a dar una vuelta, de vez en cuando. ;-)