miércoles, 22 de octubre de 2008

Entre creativos y caníbales

Hace unos días yo estaba en mi cocina, a la siesta, cuando un comercial de la carnicería "De carne somos" me tiró de la nube en la que estaba para golpearme con la realidad: no entiendo a los "creativos".
La publicidad, que sonaba en mi modesto chanchito sintonizado en la repetidora de La Cien en Tucumán (95.5), me dejó desorientada y no logré entender los modos de ventas y el marketing, salvaje en este caso -creo.
La historia con la que el negocio quería vender el sagrado ritual del asado argentino consistía, más o menos, en lo siguiente: un jefe le decía a uno de sus empleados que estaba despedido por inoperante, pero que no se preocupara porque para celebrar su nuevo estado de indigente harían un asado en su honor. La mejor parte es que habían comprado el churrasco, los chinchulines y los chorizos en "De carne somos", por lo que el empleado, efusivo, no se preocupó por el desempleo ni por los morlacos -que no tendría en un futuro- para comprar los asados siguientes, sino que pensó inmediatamente en invitar a sus amigos a que se unieran a la celebración por su nueva situación de desempleado que acaba de pasar a engrosar una lista, de por sí, bastante gruesa.
Luego, el spot terminaba con un bandoneón arrabalero y la dirección de la carnicería (en la avenida Colón, si no recuerdo mal).
Me quedé pensando en el misterio que son para mí estos "creativos" que hicieron el comercial -porque, seguro, se creen muy ocurrentes al hacer una publicidad en donde el asadito y el desempleo van de la mano y mientras la parrilla esté llena, no existen los problemas-.
Me pregunto si estas mentes encargadas de aumentar las ganancias de este lugar saben que Tucumán está tercero entre los centros urbanos con mayor nivel de desempleo en todo el país, con 11,5% y que, seguramente, el resto de los indigentes de la provincia no están tan preocupados por la parrillada como por la necesidad e importancia de tener un trabajo para comprar el arroz y los fideos a fin de mes.
Pero ellos son los que saben. Son los que persuaden. De carne somos. Carne comemos. Carne vendemos... Me suena a que somos caníbales cuando pienso en el nombre de la carnicería. Venden carne y somos de carne. Pedazos de qué serán los que tienen colgados en las heladeras enormes de detrás del mostrador. No quiero saber, no soy creativa y sólo quiero entender cómo vende una publicidad como esa. Y quiero sacarme el trauma de "de carne somos y carne comemos". Puaj.

5 comentarios:

Tálamo e hipotálamo dijo...

Mi papá trabajó en la cooperativa de Campo Aguirre. Para todos era el contador Arao, salvo para el gerente que desconfiaba de esas manos surcadas y le decía don Arado. Una mañana uno de los changarines se ganó $ 100.000. Los reventó en asados y vino para todos los amigos. La vida que soñó duró tres meses. No necesitaba más.

Planeta Lilliput dijo...

Tengo domicilio permanente cerca de la Luna y no escuché la publicidad de la carnicería que lleva tan poético nombre. Qué suerte: me confieso partidaria del asadito dominical reglamentario. Pero las ocurrencias de los adoradores del Marketing dejaron de sorprenderme. Hace rato. Aunque me parece que éstos lograron su objetivo: estamos discutiendo su última (y definitivamente caníbal) obra maestra. Esto se suma a otras maravillas propagandísticas y publicitarias, como "dicen que soy aburrido" y "ensuciarse hace bien" (mejor no hablar de los comerciales de Axe, que pretenden salvar a los hombres del crimen de "pensar como mujer").

¿Soy la única que se siente mal por haber tenido que tragar un año entero de Marketing -y con cara de gusto- para obtener el título?

No Publicable dijo...

Cuando no entendés la publicidad te dicen que "no es para vos"... tremendo...

Fifí Bigotes Grises dijo...

Esa propaganda me parece de terror, y ahora va otra: la de un fulano que se encuentra con su "amigo", al que aparentemente le hizo la mina y le dice: "me rompiste el corazón", ahí mismo cerré mis antenas y no presté más atención...
Realmente, no sé que les pasa que tienen TAN MAL GUSTO con el que pretenden suplantar la CREATIVIDAD...
En fin DE CARNE SOMOS...
Fifí Bigotes Grises

Fifí Bigotes Grises dijo...

Ah, me olvidaba:
No les compraría ni el pucherito común para mis perros por H de P y del asado ni hablar, prefiero volverme vegetariana.
Fifí Bigotes Grises