viernes, 16 de enero de 2009

Una porrera rehabilitada dice que la María causa paranoia‏

Luego de recibir amenazas en su celular la joven porrera dejó el hábito de fumarse un fasito de vez en cuando. La paranoia que le generó un mensaje de texto que rezaba "Hola drogadicta, te voy a denunciar", le hizo tirar 10 finos por el inodoro. Miedo a la cárcel. "Si es que vuelvo, sólo volveré a fumar en febrero, cuando la depenalicen. Ahota voy a andar limpia", dijo.

En la madrugada del viernes, M. (por razones de seguridad no se publica el nombre), recibió extraños llamados a su celular, de números desconocidos para ella. Debido a que estaba extenuada por una larga jornada laboral y porque ese día había hecho ejercicio, no llegó a atender. Cuando llamó al número que quedó registrado, minutos después de las llamadas, no había nadie que contestara.
Aproximadamente a las 9 de la mañana recibió un mensaje de texto en el que la amenazaban con denunciarla ante la policía debido a una supuesta dependencia hacia las drogas. Al leer el mensaje trató de comunicarse al número, mas el celular desde el que habían enviado el texto estaba apagado. "Me puse loca, tiré todos los lillos que tenía, le revisé las cosas a mi compañera de departamento para asegurarme que no quedara más maconhia en la casa e hice volar todo por las cañerías", sostuvo la joven, que aún estaba consternada.
" También hice que un amigo entendido en el tema de las drogas me llamara para asesorarme. No sabía qué hacer, no quiero fumar nunca más. Tengo miedo de la policía, de que me hayan intervenido la línea -de teléfono-", aseguró la joven que se movía, paranoica, fichando si algún cana la venía a detener.
"Yo pensaba que le había pasado algo a un amigo, que el jueves por la noche había ido a comprar yerba. Tenía miedo, pero por suerte, cuando lo llamé después de recibir ese mensaje, su mamá me dijo que él estaba durmiendo y que no lo podía despertar. Fue un alivio saber que él estaba bien", relató.
" Tengo un bajón increíble, no de hambre, sino de miedo. Es una pena que uno ande escondiéndose así, como un criminal. Ojalá esto se terminé pronto", reflexionó, con la voz que le salía entrecortada. "Ahora voy a ver qué pasa, espero que sólo haya sido una broma de muy mal gusto de algún imbécil que anda suelto", finalizó espectante.

15 comentarios:

Carlos Abrego dijo...

Fui consuetudinario durante algunos meses. Tuve una plantación improvizada en pleno centro de una ciudad populosa de Europa. Pero por una sorprendente fuerza de voluntad o por caracteísticas de mi organismo pude sin mucho problema, dejar el hash y la María.

Pero me di cuenta que paulatinamente en los meses sucesivos iba recobrando la memoria (que se me había atrofiado)y mi capacidad a concentrarme.

Sé que el alcohol causa efectos similares, tal vez en el mismo grado. Pero como he dicho, por características de mi organismo, tampoco tuve mucho problema de dejar el alcohol. Este me dejó secuelas, tanto en mi hígado, como en mi memoria y mi capacidad de concentración.

No tuve necesidad de llamadas teléfonicas... entonces no había celulares.

En todo caso, un uso es socialmente admitido y el otro es socialmente reprimido. Esto tal vez tenga su explicación histórica.

Mente Ridícula dijo...

Acá no es que esté socialemente reprimido. Cada vez es más común entre la gente joven ver a alguien que prende un porrito. El problema es que es ilegal y por ese "porrito" te pueden mandar a la cárcel, a pesar de que no hayas estado causándole daño a nadie más que a vos mismo. En fin...así es la ley

el Rafa dijo...

Creo que a M le hace falta relajarse y cambiar de celular. Los boludos no descansan nunca y siempre gente que no tiene vida molesta a otros. Imagínate que si hace mas de 4 años 4 dealers (me contaron por ahí) venden impunemente en pleno centro ¿Quién le daría bola a una denuncia de una chica que se droga? Que la paranoia no le quite el sentido común. De todas maneras los efectos negativos de las drogas son indiscutibles así que si M decide dejar bienvenido sea, pero que no sea por una paranoia sin verdaderos fundamentos… al menos así lo veo yo :P
Yo soy un convencido que las drogas no son malas… no son para cualquiera.

Corto Maltes dijo...

El Rafa tiene razón, no son para cualquiera. El autocontrol debe ser sincero para con uno mismo si no se cae irremediablemente. De todos modos la Maria no produce adicción física pero si puede producir adicción psicológica. Consumida con responsabilidad y coherencia los daños son inexistentes, pero si te pasa...
También coincido con Rafa, si deja que deje porque quiere y no porque la obliguen. Por una cuestión de orgullo nada más.

Anónimo dijo...

hola:
mi consejo:
tirá a la mierda la maría, cuando pasen los años y tu cerebro ande como el culo, te arrepentirás.
Tomá limonada, es más saludable, haceme caso.
Estoy enamorada de un Peter Pan que se hizo bosta la cococha y ya es tarde

Yo no soy Cindy Crawford!!! dijo...

Pasé para comentar, pero la verdad es que no sé qué decir...
:S

Planeta Lilliput dijo...

Me pasa a menudo con tus posts: no sé si reírme o llorar. En todo caso, la paranoia de M. habla de que esta chica fuma su porrito (algo que debería darle placer) con cargo de conciencia. Ése es el problema y no el consumo en sí. Si se siente bien haciéndolo... ¡qué importan los llamados ridículos por celular!
Además, Tucson es un pueblito que escapó, sin esfuerzo, de algún cuento maravilloso. ¿En serio pensás que la policía va a tomarse el trabajo de tirarle su burocracia encima a una chica anónima, sin más pruebas que la denuncia de un desconocido? Por favor. Y el que quiera denunciarla no va a avisarle a la infractora primero. Simplemente, va a hacer la denuncia. Es como esos suicidas que llaman a sus amigos o parejas para lanzarles un dramático: "¡ME VOY A SUICIDAR!". ¿Y por eso dan el parte primero? Sí, claro.

...

Perdón, pero no puedo contenerme más.

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Espero que sabrás disculparme.

rocker dijo...

Me quedó una duda: Qué le hizo la amiga cuando se enteró que ésta boluda le tiró el faso por un estúpido ataque de paranoia?
Si alguien me llega a hacer algo así le meto una escoba en el culo y la obligo a dar una vuelta a la manzana haciendo pogo!

Juan Pablo Sosa dijo...

M no se debe paranoiquear tanto y de última, cambiar el número de celular...

el Rafa dijo...

"Me quedó una duda: Qué le hizo la amiga cuando se enteró que ésta boluda le tiró el faso por un estúpido ataque de paranoia?"
Se me había pasado… es verdad… ¿Cómo va a tirar le maconia?!!!!!

Un día salio el sol dijo...

Me pasa lo mismo que a Cindy Crawford, perdon no sos vos.

Yo no soy Cindy Crawford!!! dijo...

Un día salio el sol: No soy Cindy crawford!!!!!!!!!!!!!!!!!
jajajajajajajajaajajajajaja

Diego Nofal dijo...

Decile a M que no la deje, a el anonimo, pone el nombre como hago yo, el que se destruyó la cococha no lo hizo por el faso, sino porque es un boludo.

Juanjo Domínguez dijo...

¡Hola, Marianita! Qué bueno haber dado con tu blog. Me encantó tu autodescripción; y las entradas que leí. Te mando un beso y un abrazo grandes.

Mi persona dijo...

Comparto que no son para cualquiera, sin embargo, como muchas otros elementos legales, son malas, para la salud y sobretodo para la cabeza.
Una pena que la deje por la paranoia y no porque notó que la está haciendo mierda.
Yo también me pregunto qué hizo la compañera cuando descubrió cómo todo se fue por el inodoro jaja.